Constantino Zegarra es un hombre muy terco y honesto que nunca ha sucumbido a un acto de corrupción, por lo cual vive tranquilo y se cree superior a sus compañeros. Una mañana, al salir de su casa una bala le atraviesa la garganta y lo deja mudo. Constantino logra recuperarse, pero sospecha que un compañero intentó matarlo.

Mostrando un resultado